20071122

Claudia Peña

bio-biblio

Claudia Peña (Santa Cruz, 1970) es investigadora, narradora y poeta. Publicó las colecciones de cuentos “El Evangelio según Paulina” (2003) y “Que mamá no nos vea” (2006) y los poemarios “Inútil ardor” (2005) y “Con el cielo a mis espaldas” (2007). Esta es su primera novela.

poemas

Los caballos aguerridos de mi abuelo
los caballos prohibidos
relinchan bajo mi peso.
Mientras les mancho las monturas de plata
ellos se inquietan con el olor de la sangre.

Los caballos negros del abuelo
se yerguen en dos patas
sus crines en mi cara.
Los caballos arquean las espaldas.

Esta noche abuelo
incrustaré mis huesos y mis uñas
en tus caballos delirantes.
Ya no serán tuyos los aperos y las caronas.
Ya no serán tuyas las pezuñas cortantes.

He llegado yo
hembra
infiel
y terca
para correrlos hasta espumar sus pelos
para jinetearlos hasta fundir el hierro.

Soy yo, abuelo
aquí arriba.
No me derribarán tus caballos infernales.
No desperdiciarán ellos
mi sangre en sus espaldas.
Yo domaré sus relinchos salvajes.
Sabré vencer sus cascos en el aire.
Podré cabalgarlos con la espalda
arqueada.
Acezan tus caballos abuelo
pero el día
apenas comienza.

El rito

A veces mi cuerpo se abre

para guarecer a un hombre

(hay hombres que arriban

sensibles / gigantes / perdidos).

A veces también confundo

ternura de vientre con verdad

(esa extraña costumbre que tienen

de desaparecer los hombres).

Mientras están, a veces no consigo

atrapar sus olores, el sabor.

Apenas puedo, cuando se han ido, reconstruir

su transcurrir de jadeos y mi deseo.

Se me da por pensar que la sangre

(puntual y cumplida) refleja

el atávico instinto de lavar

esa sombra, esa saliva.

Agotado el rito debo recorrer, ciega,

los punzantes días entre su piel y mi olvido

(hay ángeles que dejan

hambre de luz y suspiros).

Pero la ceguera es corta

y se diluye, ingenua, la ilusión

de domar el conjuro, mi destino.

El cuerpo no olvida:

el cuerpo permanece, por

siempre, nido.



No hay comentarios: